Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 30 de agosto de 2013

Borrón y Cuenta Nueva?

Hoy sólo comienzo a escribir sin tema ni asunto... Mil ideas vienen a mi cabeza pero todas en forma abstracta, es como querer escribir una canción sin letra... Cuanto tiempo debe perseguirnos un error? Hay alguna regla al respecto como los documentos legales? pasados 5 años se pueden tirar? O es que depende más de otros factores... Quien cometió el error, el error cometido, el/la/l@s afectados con esto, la estación del tiempo, la propia apreciación, la apreciación ajena? Como ya había escrito en algún post anterior, cada día esta lleno de decisiones, es bastante responsabilidad si uno lo ve de esa manera, cada palabra dicha, gesto hecho... Por tanto dicho: Dar vuelta a la pagina, continuar escribiendo donde mismo (escribir sobre los margenes), ojala la vida fuera como escribir en una libreta, te acabas los renglones y te das cuenta hasta de manera inconsciente que tienes que cambiar de pagina, decidir en que momento pones punto final y empiezas otro capitulo, una historia nueva, tal vez los mismos personajes, solo que dejando ya atrás lo escrito. Nada cambiará... El problema del tiempo es que siempre va medido por el mismo tic-tac, siempre recorre el mismo camino, 1 a 60, es un infernal loop infinito, aquí y en China, para todos y en todos lados todo transcurre bajo la misma relatividad del tiempo, segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años... Todos esperando el fin de semana para reponer la felicidad no otorgada de la semana, solo para descubrir cada domingo que estamos más viejos, más cansados y que fue inútil esperar al fin de semana, todos dando vueltas en una noria en persecución de algo tan intangible que ni nosotros mismos sabemos lo que es, muchos seguramente lo tenemos en las manos o lo tendremos y ni cuenta nos daremos, es una carrera sin fin, nos preparamos toda la vida para correr, mas no para detenernos cuando hay que hacerlo, no se trata de tener lo que quieres, si no de querer lo que tienes, disfrutar el camino al igual que el destino, desprendernos de tragos amargos, el rencor termina siendo como ya tanto se ha dicho "un cáncer" que sigue y sigue consumiendo al portador, terminamos tan llenos que ya ni sabemos reconocer en primer lugar por donde empezó a propagarse, mucho menos como sacarlo.